Inicio Deportes El nuevo diseño del pabellón municipal gana 800 plazas de aforo...

El nuevo diseño del pabellón municipal gana 800 plazas de aforo y versatilidad para múltiples prácticas deportivas

182

“Hoy es un día histórico para San Vicente; con el proyecto damos pasos firmes para dar respuesta a las necesidades de la ciudadanía y de los clubes deportivos”, subraya el alcalde

El Gobierno local ha dado un paso importante en el objetivo ciudadano de que San Vicente disponga de un gran pabellón  deportivo acorde a sus necesidades actuales. Hoy se ha presentado el diseño modificado del edificio, que introduce mejoras y cambios relevantes para aumentar el aforo hasta los 1.858 espectadotes y ganar en versatilidad, sostenibilidad y eficiencia. El Ayuntamiento, según estimaciones de los redactores del proyecto,  calcula que las obras puedan arrancar en 2019 con un plazo de ejecución de entre 18 y 20 meses. El proyecto se presenta esta tarde a los clubes.

“Hoy es un día histórico para San Vicente, pues damos respuesta a las necesidades de la ciudadanía y de los clubes deportivos. Esta ciudad tiene un compromiso con los ciudadanos y una deuda con los clubes, que ahora tienen que emplear una nave reconstruida de más de 30 años y hoy, con la presentación del proyecto, damos un paso muy importante con un edificio que, además de muy funcional, va a ser un hito de diseño en nuestra ciudad”, ha declarado el alcalde, Jesús Villar, para quien lo “importante”, al margen de las fechas, es “ir dando los pasos firmes en la consecución del proyecto y dejarlo lo más avanzado posible para los que vengan”.

La concejala de Urbanismo, Mariló Jordá, ha indicado que el pabellón es “una necesidad para San Vicente, uno de los proyectos más importantes para la ciudad” y lo ha considerado “un hito” desde el punto de vista arquitectónico y funcional. “Por el crecimiento demográfico de San Vicente  se trata de un equipamiento deportivo imprescindible que, además, nos sitúa en primera línea para conseguir, junto a las instalaciones deportivas de la Universidad, al Complejo Deportivo Sur y al nuevo suelo recalificado como deportivo, un clúster del deporte de grandísimo nivel”.

“El proyecto ha respetado las necesidades que nos han trasladado los clubes de San Vicente y, tal y como se ha concebido, puede decirse que se trata de una auténtica ciudad deportiva dentro de un pabellón, ya que en él tienen cabida todas la modalidades, también los deportes minoritarios”, ha remarcado el edil de Deportes, José Luis Lorenzo. Además, ha resaltado que su versatilidad permitirá que distintos grupos puedan entrenar a las mismas horas, algo imposible en la actualidad. “El edificio tiene un enfoque práctico, funcional y realista con las necesidades de San Vicente”, ha apostillado.

El concejal Ramón Leyda ha asegurado que el pabellón “ha costado mucho desde el punto de vista político y técnico y hoy se presenta un proyecto muy ambicioso que vertebra el municipio”. El edil ha felicitado al equipo redactor y a los concejales de Urbanismo y Deportes por llevar adelante el proyecto.

La arquitecta municipal, Leticia Martín, ha dicho que las mejoras introducidas en el proyecto han logrado un edificio mucho más compacto, eficaz y sostenible en cuanto a su uso y mantenimiento, mientras el director del proyecto, Manuel Costoya, ha explicado que el diseño del pabellón tiene una volumetría muy simple, como una caja semitransparente que da sensación e ligereza, y ha agregado que el nuevo diseño gana igualmente en eficiencia energética.

Se ha logrado un gran espacio deportivo que disponga de la versatilidad de uso que le permita su adaptación a múltiples prácticas deportivas a lo largo de su vida útil. Para ello, se ha modificado el planteamiento general recogido en el estudio previo inicial, en el que se disponían modalidades deportivas en distintos niveles y espacios, para disponer todos ellos en un único gran espacio situado en planta baja, a excepción de las actividades deportivas de gimnasio y actividades dirigidas, que se situarán en la planta primera.

Esta nueva configuración ofrece la posibilidad de una gran optimización de los espacios de circulación, al disponer únicamente de un pasillo de acceso a todos los vestuarios previstos y de únicamente aquellas comunicaciones verticales necesarias para dar cumplimiento a las condiciones de evacuación y accesibilidad que la normativa vigente exige.

Del mismo modo, esta modificación en la concepción general de la instalación acarrea la posibilidad de disponer de un graderío vinculado a cada una de las modalidades deportivas que se practiquen, de manera que sea posible la celebración de exhibiciones o pequeñas competiciones de todas ellas con la afluencia de un número determinado de espectadores. Esta posibilidad hace que se incremente sustancialmente el número de espectadores sentados respecto a lo previsto inicialmente en el estudio previo, ascendiendo el aforo total máximo de público sentado hasta aproximadamente 1.858 espectadores (1.409 en la zona polideportiva 1 y 449 en la zona polideportiva 2). Además, contará con espacio para 11 plazas para personas con movilidad reducida.

Asimismo, se ha introducido una importante modificación de la configuración espacial inicialmente prevista, que consiste en la disposición de graderíos de forma asimétrica en los laterales de las pistas, de modo que únicamente uno de ellos se encontrará visualmente cerrado (el situado sobre los vestuarios), permitiendo a los otros 3 lados del perímetro abrirse al entorno para permitir por un lado, la introducción visual de los elementos naturales dentro del espacio deportivo, y por otro, la visibilidad desde los espacios urbanos circundantes de las múltiples modalidades deportivas que se practicarán en la instalación, colaborando de ese modo al fomento de la práctica deportiva.

Otra de las modificaciones que el presente proyecto introduce respecto al estudio previo inicialmente consiste en la agrupación de todos los vestuarios de modo que ofrezcan la mayor versatilidad de uso según las necesidades específicas en cada momento.