Inicio Cultura “Dieciocho meses y un día” la nueva novela de Paz Castelló, premiada...

“Dieciocho meses y un día” la nueva novela de Paz Castelló, premiada con el Galardón “Letras del Mediterráneo” en la modalidad narrativa contemporánea

451
Compartir

La escritora alicantina publica su tercera novela que ha sido premiada con el galardón ‘Letras del Mediterráneo’ en la modalidad de Narrativa Contemporánea.
Su nueva historia toma como punto de partida la violencia de género, “un fracaso absoluto que como sociedad debemos afrontar” asegura Castelló. “Esta historia es una refl exión de cómo el efecto metralla de la violencia tiene una onda expansiva  profundamente destructiva sobre el entorno de la víctima”.

Dieciocho meses y un día es el tiempo que Sabina Lamer, una afamada pintora afi ncada en Peñíscola, lleva encerrada en el ático donde vive. Sufre de una grave agorafobia, fruto del estrés postraumático que desarrolló tras ser la única testigo del asesinato de su mejor amiga, en plena calle, a manos de su ex marido.

Desde aquel momento, Sabina es incapaz de cruzar el umbral de la puerta de su casa, que también es su estudio, desde donde contempla el mar y las calles del casco antiguo de Peñíscola, ciudad que eligió para desarrollar su carrera profesional.

Está convencida de que cuando el asesino de su amiga, en prisión provisional a la espera de juicio, esté encerrado para siempre, será capaz de superar su angustia y podrá salir de casa, por fi n, para volver a pintar el mar Mediterráneo que tanto ama y retomar su tranquila vida en aquel paraíso de la costa mediterránea.

Sin embargo, el presunto asesino queda en libertad y Sabina enloquece aún más entre las cuatro paredes de su estudio. A partir de ese momento, la obsesiva y recurrente idea de Sabina, es la de hacer justicia, desamparada como se siente por el sistema judicial, buscando la forma de vengar la muerte de su amiga, con la difi cultad añadida de no poder salir de casa.

Para conseguirlo tendrá que enfrentarse a sí misma, a sus miedos, y a los condicionamientos que su encierro le plantean, convirtiendo su claustrofóbica vida en un medio para escapar de sí misma.

Desde el punto de vista creativo, Castelló confi esa que ha sido “un trabajo muy duro. He sufrido tanto como la protagonista para poder plasmar toda su angustia, su sensación de  desamparo, su sufrimiento desgarrador, pero al mismo tiempo también todo su amor incondicional, su sentido de la lealtad y la amistad por encima de cualquier cosa, incluso de ella misma”.