Inicio Actualidad Jesús Villar, un alcalde online

Jesús Villar, un alcalde online

448
Compartir

El alcalde de San Vicente, Jesús Villar, ha convertido sus redes sociales en un eficaz instrumento de trabajo y cercanía con los vecinos del municipio, y ha incrementado sus seguidores un 75% desde el inicio de la legislatura. Asegura que “nunca ha tenido una mala experiencia” y que las distintas plataformas on line con las que interactúa “bien entendidas suponen una excelente ventana de comunicación”.


Tiene muchas anédoctas para contar, pero el alcalde de San Vicente del Raspeig, Jesús Villar, prefiere quedarse con el servicio público y la comunicación cercana con los ciudadanos que sus redes sociales le permiten ofrecer. “Desde el primer momento lo tuve claro. Vivimos en la era cibernética y muchas veces la administración no es todo lo rápida que nos gustaría, así que aposté por llegar a los vecinos a través de internet”, asegura Villar, que después de casi tres años, califica la experiencia de “excelente”.

En este momento tiene cuenta de Facebook, donde finalizó el año 2017 alcanzando los 5.000 me gusta en su página, “lo mismo organizo una ciberfiesta”, bromea, así como en Instagram y Twitter. Entre las tres Villar suma más de 9.300 seguidores. “Los vecinos se han acostumbrado a preguntarme directamente por mis redes sociales. Se interesan por cuestiones que les preocupan o sobre temas de los que requieren alguna información. También me piden citas para que nos reunamos en Alcaldía, o entrevistas en el caso por ejemplo de estudiantes, para sus trabajos de clase”, asegura, “es un canal de comunicación directo y rápido, que debe trabajarse mucho y dedicarle tiempo para que resulte eficaz”.

El perfil de sus seguidores varía en función de la red social. “Es verdad que Instagram llega a gente muy joven y es una satisfacción ir por la calle y que los chavales te saluden y se interesen por su municipio, porque te conocen a través de internet”. El perfil de los seguidores de Facebook es mayoritariamente femenino y de mediana edad, “aunque hay un poco de todo”.

Villar confiesa que la clave del éxito de sus redes sociales “radica en ser uno mismo y mostrarle a la gente que eres como ellos. Hay muchos clichés sobre la imagen de los políticos”. Porque en Internet Villar no sólo habla de cuestiones institucionales, sino que también comparte momentos personales. “Los políticos somos personas con nuestras familias y una vida más allá de la de alcalde. Yo creo que la gente agradece que le abras la puerta a esa otra faceta más personal con normalidad y les hagas partícipes de ella, siempre respetando los límites de la intimidad”.

Le gusta destacar el papel de servicio público que ofrecen las redes sociales, así como el excelente canal de promoción del municipio que suponen. “El vídeo promocional que lleva por título San Vicente un lugar para enamorarse, ha tenido 42.000 reproducciones y se ha compartido más de 1.300 veces”, confiesa, “y me siento orgulloso de que sirva para poner en valor a nuestro pueblo porque me consta que se ha visto  en lugares tan lejanos como Chile o Perú, entre otros muchos”.

Valora muy positivamente la colaboración de los vecinos que interactúan con él cuando es necesario. “Esto es cosa de todos. Siempre que he pedido la colaboración ciudadana, los seguidores han respondido de manera extraordinaria, y eso es de agradecer”. Se refiere a casos como la situación de emergencia vivida el pasado mes de marzo, con motivo de las fuertes lluvias que cayeron en el municipio. “Hubo que supender las clases y lo comuniqué por redes sociales y por whatsapp porque eran ya las ocho de la tarde. Solicité la colaboración de la gente y el aviso llegó en pocos minutos a más de 28.000 personas”.  O en casos de siniestros por atropello en los que la Policía Local requiere ayuda para identificar vehículos o buscar testigos. “La gente está muy comprometida con estos temas y su colaboración ha sido fundamental en muchos casos”.

Si tiene que buscarle algún pero a la situación, sería “que estás conectado 24 horas al día”, confiesa, “pero se hace con gusto, porque al final todo ese trabajo da resultados y es en beneficio de nuestros vecinos”.