Inicio Actualidad Las obras del nuevo pabellón polideportivo municipal entran en su fase final...

Las obras del nuevo pabellón polideportivo municipal entran en su fase final con la previsión de que entren en servicio en los próximos meses

141

El alcalde y el concejal de Deportes han visitado las nuevas dependencias deportivas para conocer la situación actual de la infraestructura

Las obras del nuevo pabellón polideportivo de San Vicente del Raspeig entran en su fase final con el inicio de las últimas actuaciones que se están realizando principalmente en la fachada y exterior del edificio y la instalación de la equipación deportiva necesaria para su puesta en funcionamiento.
El alcalde, Pachi Pascual, y el concejal de Deportes, Ricardo Bernabeu, han visitado el recinto para comprobar los últimos avances acompañados del equipo técnico que ha estado al frente de las obras durante cuatro años. El primer edil ha confirmado que “estamos a las puertas de estrenar en los próximos meses unas instalaciones de primer nivel preparadas para acoger grandes encuentros deportivos de alcance nacional e internacional y eventos multitudinarios, pero, lo más importante es que en el día a día van a ser un gran estímulo para los deportistas y clubes sanvicenteros”.
Bernabeu ha coincidido en que “es muy necesario que San Vicente cuente con esta nueva dotación que nos permitirá consolidarnos como una ciudad deportiva de referencia y disponer de un espacio muy moderno y funcional a disposición de nuestros deportistas que puede mejorar sus posibilidades de entrenamiento”.
El pabellón tiene una capacidad de 4.000 personas utilizando la pista y las gradas para acoger encuentros multitudinarios de carácter social. En eventos deportivos que requieran el uso de las pistas se podría alojar alrededor de 2.300 personas, entre el público sentado en las sillas de las que dispone el recinto, deportistas y personal administrativo, de apoyo, mantenimiento, vigilancia y limpieza.
Las instalaciones disponen de una grada de hormigón y otra telescópica  motorizada que se puede retraer para hacer la pista más ancha. El espacio de juego tiene cortinas divisorias para habilitar hasta tres pistas de baloncesto paralelas o bien dejar una única pista con las medidas establecidas para los partidos de competiciones nacionales e internacionales en los que se usarán canastas acreditadas por la FIBA y un vídeo marcador de última generación.
El pabellón está preparado también para celebrar partidos de fútbol sala, voleibol, hockey sala y balonmano y competiciones de gimnasia rítmica. Además, en la segunda planta está dotada de salas polifuncionales y para la práctica para halterofilia, un gimnasio y diferentes zonas para la administración y gestión diaria.
Eficiencia y accesibilidad
Otro de los aspectos que han valorado el alcalde y el responsable de Deportes es la eficiencia de la edificación, equipada con sistemas de aislamiento, ventilación y acondicionamiento avanzados para conseguir la mejor calificación energética posible en un edificio de las dimensiones y características del pabellón. En este sentido, el inmueble se ha completado con placas fotovoltaicas y sistemas de aerotermia situados en la cubierta.
Entre las mejoras aplicadas, se ha instalado aislamiento acústico para evitar reverberación y vallado transparente en consonancia con el revestimiento exterior realizado principalmente con metal y cristal para permitir la iluminación natural en el interior y aprovechar las horas de luz solar.
El pabellón dispone de una sala y una cabina de prensa para facilitar las retransmisiones de encuentros deportivos y vestuarios y aseos accesibles para personas con dificultades motrices, quienes podrán hacer uso de dispositivos de aviso en caso de que necesiten asistencia. La construcción tiene espacios para almacenamiento y limpieza y un sistema de gestión centralizado para determinar la temperatura de los recintos, el estado de los dispositivos antiincendios o controlar los depósitos y otros servicios.